Radiofrecuencia EMA

La radiofrecuencia facial es el tratamiento de rejuvenecimiento facial sin cirugía más sorprendente que puedes encontrar en un centro de belleza estética. Sus efectos son como los de un lifting pero sin los inconvenientes de pasar por el quirófano.

 

Descripción de radiofrecuencia

La radiofrecuencia es un tipo de corriente eléctrica alterna que resulta muy eficaz para tensar la piel. Técnicamente, la utilización de la radiofrecuencia conducida, genera un tipo de energía que se usa para elevar la temperatura de los tejidos. 

Rejuvenecimiento facial

La radiofrecuencia facial consiste en aplicar calor sobre la piel, creándose una resistencia en el interior de los tejidos en forma de aumento de la temperatura. Debido a este calor que reciben las células encargadas de la producción de colágeno y que son los fibroblastos, despiertan del letargo en que los sume el paso del tiempo, reactivando así sus funciones vitales. Es decir, el calor que les llega por la radiofrecuencia facial estimula la creación de nuevas fibras de colágeno, responsables de la firmeza y la elasticidad de la piel.

En resumen, el colágeno es una proteína que forma fibras, las fibras colágenas, cuya función es hacer de soporte de la piel y que con la edad y múltiples agentes externos se va deteriorando su producción. Este efecto de colagenogénesis (o formación de nuevo colágeno) de la radiofrecuencia facial provoca un resultado de contracción de la piel, luciendo más tersa y firme, y mejorando o haciendo desaparecer la indeseada flacidez.

Esta energía en forma de calor de la radiofrecuencia facial produce este y otros efectos beneficiosos como:

  • contribuir a la formación de nuevo colágeno
  • favorece que los tractos fibrosos que sujetan la piel  y la grasa a planos musculares se reafirmen, se tensen
  • la calidad de la piel mejora debido a que produce una vasodilatación, mejora el metabolismo celular y aumenta la oxigenación del tejido sobre el que se aplica
  • este calor a nivel del panículo adiposo mejora la vascularización, con lo que favorece las reacciones metabólicas y el drenaje linfático. Al provocar  una mayor aceleración del metabolismo de las células grasas, crea una disminución de los adipocitos y, por tanto, de los nódulos de celulitis.

Así, con la radiofrecuencia facial a corto plazo se logra una mejoría en la calidad de la piel gracias a la vasodilatación, a la mejora del metabolismo celular y mayor oxigenación del tejido. Por otro lado, a largo plazo, se obtiene un efecto de tensado gracias a la estimulación y formación de nuevo colágeno.

No necesita tiempo de recuperación

Una vez que nos hemos sometido a una sesión de radiofrecuencia facial podemos volver a la vida normal sin necesitar ningún período de recuperación. Algunos pacientes podrán experimentar, algún ligero enrojecimiento pero que normalmente desaparece en una hora. Uno de los aspectos más positivos que presenta este tipo de técnica es que no es necesario ningún tipo de cuidado especial después del tratamiento.

Como única medida de prevención es aconsejable evitar las fuentes de calor o la aplicación directa del sol en las horas siguientes a su realización.

Combinación con otras técnicas

 La radiofrecuencia facial ofrece la posibilidad de poder ser complementada con otras técnicas que, a la larga, pueden llegar a perfeccionar el resultado final del tratamiento estético. Por citar un ejemplo:

  • para la eliminación de las molestas arrugas de expresión se consiguen mejores resultado si combinamos el tratamiento de radiofrecuencia facial con el tratamiento de bótox (centro médico)
  • También resulta muy efectivo combinar la radiofrecuencia facial con fotorejuvenecimiento IPL y oxigenoterapia.

Resultados de la radiofrecuencia facial

antes y despues de la radiofrecuencia facial

 

 

 

 

 

 

Antes y después de la Radiofrecuencia Facial

Según los expertos, la radiofrecuencia facial es hoy por hoy la mejor alternativa no quirúrgica para solucionar los problemas de flacidez de áreas como el cuello, la zona de la mandíbula y las mejillas

Alguno de los resultados más significativos de la radiofrecuencia facial son:

  • la piel se hace más tersa, y gana frescura y luminosidad
  • el óvalo facial se contrae, las cejas se elevan, con lo que la mirada se mostrará más rejuvenecida
  • el surco nasogeniano se suaviza, disminuyendo los pliegues cuando se aplica a las mejillas
  • se reduce la papada y los pómulos quedan más acentuados
  • mayor definición del óvalo facial si se trata todo el rostro, incluida la piel del cuello

¿Podría sustituir al lifting quirúrgico?

Sobre esta pregunta tan concreta cabe decir que no, ya que sus resultados no se pueden comparar a los que se logran con la cirugía. No obstante, podemos decir que con la radiofrecuencia facial se nos presenta la ventaja de la comodidad, la seguridad y la falta de complicaciones, que sí puede presentar la cirugía. Por ello, se la considera como una buena opción para aquellos pacientes que rechazan la cirugía y que tienen unas expectativas más realistas.

¿Cuándo notaremos los resultados?

Respecto al tiempo en que empezaremos a notar todas las mejorías en nuestro rostro, un antes y un después, señalamos que es un tratamiento lento y para apreciar la contracción de la piel y el resultado definitivo se precisan entre cuatro a ocho sesiones (una sesión por semana), dependiendo de la zona y el grado de problema a tratar.

¿Cuándo duran los efectos?

Todo este resultado que se obtiene al aplicarnos un tratamiento basado en radiofrecuencia facial en el que, principalmente, se produce una reafirmación del colágeno, permanece en nuestra piel al menos por un mínimo de dos años, aunque para mantener y conservar un grado óptimo de esa requerida contracción de la dermis y los tejidos profundos de nuestra piel, se recomienda una sesión al mes o cada dos mes para

Precio de la radiofrecuencia facial

 

PRECIO: 30 € / Sesión

PRECIO BONO: 125€ / 5 Sesiones

¿Le gustaría disfrutar de este tratamiento?

Llámenos al número de teléfono:

964592261  


Llamar

E-mail

Cómo llegar